Aceite Esencial Puro de Lavanda (10 ml)
Aceite Esencial Puro de Lavanda (10 ml)
Aceite Esencial Puro de Lavanda (10 ml)

Aceite Esencial Puro de Lavanda (10 ml)

Precio habitual
$ 289.00
Precio de oferta
$ 289.00
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

El aceite esencial puro de Lavanda se obtiene por destilación de las flores de un arbusto de follaje perenne, aromático y originario del sur de Europa mediterránea.

Existen varios tipos de lavanda que se producen hoy en día en varios países del mundo y cuyo aroma es muy similar entre ellos, aunque para los expertos puedan notar la diferencia. Sin embargo, las propiedades de la lavanda no cambian entre ellos.

Era el aroma favorito de los romanos para sus baños, de ahí su nombre del latín lavare.

 

Por sus propiedades calmantes, analgésicas, antiespasmódicas, es muy efectiva en el tratamiento de enfermedades del aparato respiratorio asma, bronquitis, catarro, influenza, tosferina e infecciones de la garganta.

Se utiliza para ayudar a reducir la migraña, la depresión, las convulsiones, la tensión nerviosa, desmayos, insomnio y palpitaciones.

 El aceite esencial puro de Lavanda es estimulante, tónico, estomacal y carminativo. Siempre ha sido muy usada en perfumería y cosméticos, además de que es un aceite que mezcla y combina bien con casi todos los aceites esenciales, proporcionándoles un aroma floral que gusta a todos.

Este aceite es el más utilizado en el tratamiento de heridas, quemaduras y enfermedades cutáneas como los abscesos, acné, dermatitis, eczema y psoriasis. La lavanda es muy eficaz contra la cistitis y la vaginitis.

 Es por todos conocidos que como digestivo después de las comidas ayuda a hacer la digestión y si se combina con la manzanilla aún mejor. Útil para combatir el reumatismo y en cuanto se manifiestan los primeros síntomas de resfriado o gripe su acción a través de gargarismos es muy buena.

 Ayuda a mejorar la circulación sanguínea mediante el masaje de las piernas desde los tobillos o pies hacia los muslos. Tiene fama de ser buena de curar los dolores de cabeza.  Es efectiva en el tratamiento de problemas de hematomas, hinchazón y celulitis. 

 En muchos casos, se utiliza en saunas, baños calientes, compresas para mejores resultados.  La tisana de lavanda además de digestiva es utilizada para tratamientos capilares pues ayuda a regular las secreciones de las glándulas sebáceas.

Uso

Para combatir la cistitis o vaginitis hacerse un baño de asiento con agua fría o caliente con varias gotas de aceite esencial puro de lavanda.

Para problemas circulatorios o várices, haz una mezcla de aceite de soya 25 ml con 3 gotas de aceite esencial de ciprés, 3 gotas de aceite esencial puro de lavanda y 2 de limón, y date un masaje en las piernas en dirección de las venas. 

Para problemas de acné y dermatitis, pon 3 gotas de aceite esencial puro de lavanda en 10 ml de aceite de soya y aplica en la parte afectada.

Esa misma mezcla la puedes poner en el agua de baño y ayudará a combatir la celulitis.

El agua de lavanda es un buen tónico de la piel y enjuague para el cabello oscuro.

Usos generales de los aceites esenciales

Los aceites esenciales pueden aplicarse sobre la piel mediante masaje utilizando aceites portadores, alcohol o en agua caliente en un baño de tina.

Inhalarse directamente del frasco que lo contiene, o ponerlo en un difusor de aromas de velas, de palitos de bambú, eléctrico o vaporizador.

Los aceites esenciales pueden aplicarse sobre la piel mediante masaje utilizando aceites portadores, alcohol o en agua caliente en un baño de tina. Inhalarse directamente del frasco que lo contiene, o ponerlo en un difusor de aromas de velas, de palitos de bambú, eléctrico o vaporizador.

Mediante compresas, cataplasmas medicinales, saunas faciales, un pañuelo aromatizado, rociado directamente sobre almohadas, ropa de cama, o simplemente para aromatizar un espacio.

Precauciones

 No se recomienda su uso directo en la piel. Debe usarse con un aceite portador y si tienes piel delicada te recomiendo hacer una prueba en la parte interna de la muñeca para saber su tolerancia. 

No debe ser ingerido. Su uso por mujeres embarazadas, niños y adultos mayores debe ser con precaución y en cantidades muy pequeñas.